De Cultores

consumo

Las bondades de las magnum

Las magnum son las botellas más atractivas y buscadas por los coleccionistas y consumidores entendidos en todo el mundo. Aquí, un listado de sus principales ventajas.

Las botellas magnum son un objeto de deseo en sí mismas. Sin embargo, su atractivo para los amantes del vino va mucho más allá de la posibilidad invaluable de atesorar un litro y medio de alguno de sus ejemplares preferidos. Su encanto tampoco se remite únicamente al fetiche enófilo de tener una edición limitada de un vino de guarda para descorchar en el momento esperado y con la compañía indicada. Si bien su tamaño y sus pequeñas partidas las convierten en ediciones de colección, ejemplares que todos ansían en su cava personal, las magnum encierran grandes bondades que mejoran exponencialmente el momento de disfrutar el vino que contienen.
Las bodegas solamente sacan al mercado ediciones magnum de sus vinos más especiales, tintos de guarda que descansarán años antes de ser abiertos y compartidos en familia o entre amigos. Estas botellas nacen con una idea: enriquecer el desarrollo y la evolución de los vinos dentro de la botella. Por eso, las magnum son mucho más que su apariencia llamativa y la exclusividad de sus partidas: son botellas con un propósito que está a la altura del vino que encierran.
Bodega Luigi Bosca tiene en botella magnum algunos de sus vinos que son verdaderas joyas tras una evolución correcta. Son Luigi Bosca Malbec D.O.C, Luigi Bosca De Sangre y los tres tintos de la colección Luigi Bosca Gala.

¿Cuáles son sus bondades?
- A mayor volumen de líquido en la botella, más lento es el proceso de envejecimiento del vino. Por eso, un ejemplar magnum dura más tiempo y se desarrolla mejor.
- Al ser proporcionalmente menor la cantidad de oxígeno respecto del líquido que en una botella común, la juventud del vino se nota al beberlo.
- Una botella magnum puede soportar mejor una guarda incorrecta ya que el vino resiste más los cambios bruscos de temperatura y la exposición a la luz; esto garantiza una vida más duradera.
- Los espumantes suelen mejorar sus características en las botellas de esta medida; con el tiempo ganan complejidad y se afinan las burbujas.
- Es el mejor formato para guardar grandes vinos durante mucho tiempo.
- Por su capacidad, el doble de las botellas tradicionales, es el tamaño ideal para una cena especial entre amigos.
- Es la opción más original para hacer un regalo singular a un amante del vino: una botella de colección, limitada y que asegura una guarda beneficiosa.
- Es el tamaño más adecuado para invertir en la cava personal ya que son los vinos más buscados en las subastas.
- Aunque las apariencias engañen, son botellas fáciles de manejar a la hora de servir en la mesa.

Quiero suscribirme a De Cultores