De Cultores

aceite de oliva

El ingrediente de la alta gastronomía

Para cocinar, condimentar, perfumar o saborizar un plato, el aceite de oliva es uno de los más versátiles productos gourmet.


A lo largo de la historia, el aceite de oliva fue considerado por los pueblos del Mediterráneo como un alimento de un alto valor nutricional y se usó como materia grasa agregada a las comidas para condimentar principalmente platos crudos. Sin embargo, en las últimas dos décadas, el aceite de oliva adquirió un rol diferente y se convirtió en un alimento con capacidad de transmitir sensaciones y emociones.
De la mano de las mejoras de sus estándares de calidad y a partir de la introducción de adelantos tecnológicos, se empezaron a conocer también las diferentes variedades y sus particularidades de aromas y sabores, que influyeron en su inserción en la gastronomía moderna.
Hoy por hoy, el aceite de oliva con sus diferentes características (frutado o vegetal, dulce o amargo, picante o suave) se convirtió en un elemento más con el cual llevar un plato hacia ese equilibrio que el chef imaginó en su cabeza. Es que, gracias a su versatilidad, puede usarse tanto para cocinar como para condimentar, perfumar o saborizar un plato; es decir que puede desempeñar un papel diferente en cada uno de los pasos de una comida.
Algunos de los usos más comunes son condimentar una ensalada, ser elemento constitutivo en una sopa, aportar sutilezas en un pescado grillado, saborizar todo tipo de platos a base de carne (incluso las rojas a la parrilla o al grill), cocinar verduras, elaborar conservas, freír, emulsionar salsas, o bien puede funcionar como ingrediente en un postre, entre muchos otros usos.
Hoy, no hay cocina en el mundo en la que el aceite de oliva extra virgen tenga un papel protagónico, convirtiéndose así en un elemento fundamental de la gastronomía moderna y su calidad es muy tenida en cuenta en los restaurantes que buscan la excelencia en sus platos.
Por eso, Bodega Luigi Bosca elabora tres aceites de oliva ideales para distintas situaciones de consumo. El Essencia Luigi Bosca | Fruttato Suave (95% Arbequina, 5 % Arauco) es ideal para cocinar pescados, verduras asadas o salteadas, milanesas y huevos fritos. El Essencia Luigi Bosca | Fruttato Medio (80% Frantoio; 15% Empeltre y 5% Arauco) es perfecto para enriquecer salsas, acompañar pastas y perfumar quesos y panes, mientras que el Essencia Luigi Bosca | Fruttato Intenso (80% Frantoio, 15% Manzanilla y 5% Arauco) es un aceite ideal para acompañar comidas en las que lo esencial es mantener la frescura, como ensaladas de hojas verdes y carnes de caza, ya que en lugar de opacar los sabores de los platos, los realza para que sean apreciados en su máxima expresión.

I'd like to subscribe to your newsletter