De Cultores

agronomía

El agrónomo: Protagonista en primera persona.

El 6 de agosto se celebró el Día del Ingeniero Agrónomo, la excusa perfecta para hablar de aquellos profesionales indispensables para la elaboración de un vino de calidad.

En una bodega, el Ingeniero Agrónomo es quien encarna el espíritu de la finca, el encargado de lograr que cada planta dé lo mejor de sí para la elaboración de vinos de calidad. Es quien recorre a diario los viñedos y caminando entre sus hileras se imagina cómo van a ser los ejemplares de una añada, ya que es quien sabe mejor que nadie que el vino nace en la finca.

Con motivo del Día del Ingeniero Agrónomo (6 de agosto) compartimos esta cita del Ing. Alberto Arizu (p) sobre las tareas cotidianas de esta profesión tan apasionante y trascendental para la elaboración de vinos:

“Nunca hay que tener apuro por salir de un viñedo. Hay que caminar la finca observando sigilosamente cada vid. Cada planta es única y se le debe prestar especial atención a los detalles en los que manifiesta constantemente su diferencia y sus requerimientos. Cuanto más tiempo uno pasa en la finca, más entenderá sus secretos; las horas que se pasan junto a la vid ayudan a comprenderla mejor. Asimismo, mientras más se lo consiente, el viñedo responde como uno espera. Sólo hay que saber mirar a nuestro alrededor, captar la energía de la finca y hacer lo mejor que uno puede hacer para potenciar todo eso que la naturaleza nos da.”

Quiero suscribirme a De Cultores