De Cultores

Claves para entender los vinos de terruño

El concepto de 'terroir' o terruño siempre ha estado relacionado con la personalidad y calidad de los vinos. La magia de que uvas de la misma cepa cultivadas, vinificadas y envejecidas con las mismas técnicas en zonas geográficas diferentes produzcan vinos distintos entre sí sólo se puede deber a la influencia del terruño. Es por ello que resulta clave entender las características de cada zona para poder comprender la personalidad de cada vino.

Aunque muchos piensan que se trata únicamente del lugar donde nace un vino, lo cierto es que es un concepto mucho más complejo: es la interacción del clima, el suelo, la situación geográfica, la variedad de la uva y la mano del hombre lo que termina definiendo el lamado “terroir”. Ligado desde siempre a la personalidad de los vinos, el terruño es la base y la esencia misma del carácter y el alma de un vino.
El hecho de que los mismos cepajes vinificados siguiendo idénticas técnicas den como resultado ejemplares tan distintos entre sí en diferentes zonas geográficas, sólo se puede explicar por la influencia del terruño. Una parcela específica de una finca, con un perfil de suelo, un microclima y un trabajo agronómico particular crea, con el correr del tiempo, un entorno productivo donde nace una fruta singular para elaborar un vino único.
Los vinos de terruño tienen determinadas características que los distinguen de otros. Las más importantes son:

1. La unicidad: los vinos de terroir son imposibles de replicar en otro lugar del mundo, en otras condiciones geográficas y climáticas e inmersos en otra cultura. Ellos son la suma de las condiciones naturales de crecimiento de la vid y el trabajo de quienes manejan esa viña y hacen vinos con sus frutos.
2. Los vinos de terruño reflejan su lugar de origen. Un vino que logra reflejar las características de su terroir es un vino que habla de su zona, de sus características y de su gente, de la manera que tienen los hacedores de un sitio determinado para elaborarlo.
3. Expresan el conocimiento de una zona a lo largo del tiempo. Un vino de terruño no se elabora de un año para el otro, sino que implica años de estudio del entorno de cada parcela específica en donde se encuentran plantados los viñedos.
4. Representan un hacer cultural de una zona determinada. Generalmente, los vinos de terruño se hacen de una misma manera a lo largo de los años y expresan el conocimiento de la gente de un lugar.
5. Reflejan mejor que ningún otro estilo de vinos las características climáticas y topográficas de un lugar. Así, por ejemplo, los vinos de zonas pedregosas presentan notas más minerales y terrosas; los vinos que nacen en zonas más soleadas tienden a ser más maduros y los que nacen en zonas frías más frescos en el paladar.

Quiero suscribirme a De Cultores